Blogia
Crecer con la Memoria

Conocí a un hombre que es Martí en persona

 

Así le comentó Osvaldo Socarras Martínez a su padre meses antes de las acciones del Moncada, se refería  a Fidel Castro

Por Lourdes Rey Veitia

Fotos Roberto Carlos Medina

Felicia, la hermana del mártir Osvaldo Socarrás Martínez, uno de los cubanos que  asaltó el Cuartel Moncada el 26 de Julio de 1953 sigue viviendo en el mismo lugar  donde  se fundó su familia, allí en la  barriada del Carmen, de Santa Clara y sus recuerdos se remontan a la humildad de su casa y la  discriminación por el color de la piel.

“Mi hermano solo pudo estudiar hasta el quinto grado en una escuela pública,  limpió zapatos, recogió botellas, fue barbero”, recuerda esta mujer que tiene  la doble condición de ser enérgica y dulce.

Cuando habla de Osvaldo lo evoca como alguien exacto, rebelde y justo. Puntualiza que en 1934 decidió irse para La Habana en buscar de mejores horizontes, allí se convierte en parqueador de autos en el Parque de la Fraternidad, donde entabló amistad con los hermanos Almeijeiras; Roberto Mederos, Pablo Cartas y otros jóvenes que tenían inquietudes revolucionarias. Es de los que  repudió el  golpe de Estado del 10 de marzo de 1952.

Según investigaciones realizadas sobre la personalidad de  Socarrás Martínez  se ha conocido que realizó  declaraciones al periódico Hoy, órgano del Partido Socialista Popular,  donde denunciaba los males de la época: “Ganó menos que antes del 10 de marzo y paso más hambre. Vivo peor. Este gobierno no ha cumplido nada de lo que prometió al pueblo”, así se recoge en las crónicas de la época.

“Mi hermano quería luchar, reconoce Felicia. Rebelarse contra  el régimen, un día se lo hizo saber a nuestro padre durante la última visita que realizó a Santa Clara, cuando ya estaba involucrado en la lucha. Le dijo: “Viejo, conocí al hombre que dará la libertad a Cuba. Es Martí en persona”. Se refería a Fidel”, aclara.

 

“Se sabe que abandonó el Parque de la Fraternidad  junto a Juan Manuel Ameijeiras, Pablo Cartas, Roberto Mederos, Gerardo Álvarez y Félix Rivero. Iban en un auto Chevrolet. Supe también que  Melba Hernández, Heroína del Moncada, cuando lo conoció expresó “a pesar de ser un hombre maduro, en nada se diferenciaba de los jóvenes  que  lo acompañan”. Después vino lo peor. Supimos que él fue uno de los asesinados en el cuartel”, en este instante y a pesar de haber transcurrido 57 años  en la voz  de Felicia hay aun ira por la muerte injusta del hermano y orgullo por la gloria de haber servido a la Patria.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres