Blogia
Crecer con la Memoria

Un libro endulza momentos tristes de un niño hospitalizado

 Por Lourdes Rey Veitia

A los niños que se atienden en el Hospital Infantil José Luis Miranda ,de Santa Clara, se les ve con un bello libro en sus manos , puede que sea pocas horas antes de entrar al quirófano, quizás minutos después de haberse inyectado, sacado sangre o a punto de aplicarle algún proceder imprescindible a uno con leucemia o cualquier otra patología. La escena reconforta, sensibiliza y se repite de manera sistemática durante todo el año, pero en cada edición de la Feria Internacional del Libro se intensifican estas actividades culturales en ese centro asistencial. Esos niños enfermos instantes cambian el rostro y dejan de estar acostado esperando la dosis de medicamento correspondiente para transformar el acertijo de sus miradas en una sonrisa placida y coloreada cuando llegan los libros, los escritores, los payasos y los magos. La ansiedad no es ahora por los procederes médicos la impaciencia tiene que ver con el deseo de que llegue ese medicamento especial que ha preparado el proyecto “Para una sonrisa”. Este proyecto nació en el Hospital Pediátrico de Villa Clara a iniciativa del licenciado en sicología Omar Cruz Marín y está concebido sobre la base de la atención psicológica al niño hospitalizado a través del trabajo cultural integral. Tiene como objetivos contrarrestar los niveles de agresión que representa el hospital y los tratamientos médicos, mejorando el estado emocional de los pacientes, especialmente los crónicos y graves; disminuir en lo posible el riesgo de pérdida del curso y la deserción escolar, así como lograr la escolarización de todos los niños mentalmente aptos, a la vez que contribuye al desarrollo del gusto estético de los pacientes y favorecer el desarrollo de valores en el niño hospitalizado. Hasta allí llegó como siempre la feria y esta vez se presentó el poemario para niños y niñas Melodía del tiempo, de la Editorial Capiro, con la presencia de su autora, la escritora Teresa Rubio. Más de diez escritores de literatura infanto juvenil, entre los que se encuentran Alicia Elizundia, Boris Mesa, Mayléen Domínguez, Mildre Hernández, Jorge Félix Soto, Lidia Ana Meriño, Noel Castillo y Yumiet Rodríguez, entre otros, junto a reconocidas agrupaciones culturales dedicadas a trabajar para niños y jóvenes, protagonizaron las actividades que diariamente se realizaron en la institución hospitalaria. Aquí además se mantuvo un punto de venta permanente de libros, actividades literarias y culturales incluso hasta allí llegó también el Grupo de Teatro Guiñol de Santa Clara. Los niños enfermos estaban felices, los padres agradecen el gesto, los médicos adquirieron también los ejemplares de adultos. Ese amigo – el libro- les endulza a estos infantes y a sus familiares sus momentos tristes, los corteja en la enfermedad y los prepara para ser más saludable.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres