Blogia
Crecer con la Memoria

De historia se vistió Santa Clara


La joven generación está dispuesta a ser leal y seguir el ejemplo de quienes conquistaron la Revolución

Por Lourdes Rey Veitia

La música patriótica se escuchó durante toda la mañana. Himnos y marchas eran tarareadas por los que se reunieron en el Parque Leoncio Vidal de Santa Clara para recibir la Caravana de la Victoria en el aniversario 54 de aquel acontecimiento.

Integrada por jóvenes y pioneros destacados de este territorio llegó desde Placetas y rememoró la estancia de Fidel en una de las casas de la entrada de la ciudad. Luego pasaron por la escuela Secundaria Básica Fe del Valle donde eran esperados por los alumnos de ese plantel y los habitantes de esa comunidad.
Un cordón de personas iba saludando a la comitiva a todo lo largo de la carretera central hasta la calle Maceo. En el instante en que se acercaban - por esa arteria al parque- la música cambió y el himno del 26 de Julio se oyó alto y fuerte tal como se entonó aquel día en que el Ejército Rebelde encabezado por el Comandante en Jefe Fidel Castro arribaba a la ciudad.

Aquel 6 de enero de 1959 fue la primera vez que de manera pública se cantó el himno que acompañó a la generación del centenario, esos acordes se rejuvenecían durante esta mañana y se entonaron con igual brío.

Encima de los camiones con banderas cubanas y del 26 de Julio, se coreaban lemas y en ello era perceptible el entusiasmo y el fervor revolucionario, así como el orgullo de rememorar una página de nuestra historia. Parecía repetirse la imagen de Fidel llegando por la calle Colón, presidiendo el trayecto de los barbudos.

Desde los balcones esta vez el pueblo volvía a esperar al “ciclón de banderas con brazaletes de azabache y grana” se ondeaban banderas cubanas y del 26 de Julio.

Acompañaban a los jóvenes caravanistas combatientes del Ejercito Rebelde- específicamente miembros de la columna1- quienes entraron aquel día a esta ciudad del centro de la Isla. De esa forma se expresaba la unidad, la continuidad en la lucha y la disposición de defender un proyecto social que nació para ser paradigma en el mundo.
En la Biblioteca Martí, desde donde el Comandante en Jefe le hablara a los villareños hace ya más de cinco décadas, se le cantó a la Revolución a sus días de glorias, a sus victorias y a las conquistas del renacer que llegó con aquella mañana luminosa del primero de enero. Fue exactamente en ese escenario, hace 54 años, que Fidel alertaba que el camino que se iniciaba era difícil y se requería de mucho esfuerzo.
La jornada culminó tal como se inició, con la música comprometida, la alegría del pueblo por estos años de gloria y la disposición de seguir adelante. El himno del 26 de Julio volvió a entonarse tal como sucedió aquel día, como el regalo que por siempre a acompañado los días heroicos de este pueblo.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres