Blogia
Crecer con la Memoria

Destrabar la economía

Por Lourdes Rey Veitia

“La economía hay que seguirla destrabando”, fue la frase con la que Catalina Pérez, dirigente sindical de la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) 20 de Diciembre, de Remedios, caracterizó las cuestiones que considera entorpecen el desarrollo productivo en Villa Clara. Su planteamiento y el de los asistentes a la asamblea del movimiento obrero de la provincia, que analizó la labor de la CTC en el año que culminó, dieron fe de esa aseveración. “Por qué en mi cooperativa, rentable desde hace décadas, no se puede utilizar parte de la divisa de la venta de la carne del ganado para comprar medios de trabajo, específicamente máquinas forrajeras y tractores. Cuándo vamos a dejar que las UBPC sean autónomas y utilizar lo que le corresponde, de acuerdo con lo que generó, en inversiones que reporten progreso, hay que “desatragantar” la economía y el sindicato debe exigir por ello”, puntualizó categórica Catalina. Cuestiones como estas que frenan el avance económico se expusieron durante el debate y demostraron que de haber existido estabilidad en los abastecimientos, seriedad en los contratos, adecuados sistemas de pagos, garantía de medios de protección y disposiciones administrativas certeras los resultados del territorio villaclareño hubieran sido superiores, a pesar de que en el año 2011 se conservó la estabilidad económica de la provincia, incluso se creció un 3,4%. No obstante 17 empresas reportan pérdidas, cinco organismo resultaron incumplidores, y otros, aunque de manera global superaron lo previsto, en algunos renglones contravinieron lo acordado. Por ejemplo, la agricultura se quedó por debajo en la carne porcina y la leche vacuna. Siendo más exactos 32 productos no lograron las metas propuestas, 15 de ellos destinados a la alimentación del pueblo y otros a la sustitución de importaciones, mientras los constructores fueron eficaces en la edificación de obras de capital importancia en distintas zonas del país y los azucareros recuperaron su tradición de buenos industriales. “Los sectores rezagados pudieron haber avanzado, entre ellos la industria ligera, porque experiencia y disposición de los trabajadores existe, esos impedimentos tienen que eliminarse este año”, precisó uno de los delegados y otro preguntó: ¿Donde está el sindicato cuando se incumplen contratos, hay desabastecimiento de materias primas o malos sistemas de pagos? El primero en responder fue Lázaro Bravo, máximo representante de los agropecuarios, “se necesita acometividad para plantear los problemas. No basta con alertar las dificultades, se sabe que es insuficiente la materia prima para la rama avícola, porcina y existen situaciones concretas con la apicultura, entonces hay que ir a la base, conocer los problemas, ser más agresivos, discutir hasta la saciedad”, precisó. A este criterio se sumó Consuelo Baeza, secretaria general de la CTC en la provincia, quien puso ejemplos de cómo cuando se actúa con energía aparecen las fórmulas para destrabar las ataduras. Señaló que por el certero accionar sindical se han solucionado incongruencias con los planes productivos en varias entidades, se puso en funcionamiento una máquina cosechadora de papa, también fueron positivos los análisis del incumplimiento de las inversiones y se solucionó la problemática de la empresa hortícola de Santa Clara que heredó una deuda de 4 millones de pesos al unirla a una entidad descapitalizada, lo que afectaba salarialmente a los trabajadores que siempre habían sido eficientes. “El sindicato intervino en cada uno de estos asuntos y se encontraron soluciones, esa es la manera en que debemos actuar, con liderazgo”, indicó. En el análisis resultó recurrente la idea de que la organización obrera no puede cruzarse de brazos ante el insuficiente abastecimiento de las materias primas y debe estar atenta al cumplimiento de los contratos porque ellos, incluso hechos con rigor, no garantizan que se cumplan ni que lleguen los insumos con la calidad y en el momento oportuno. Sobre esto último María del Carmen Zamora, de la empresa de construcciones eléctricas, introdujo otra arista. “Estamos exigiéndole a la administración pues hay dinero y contratos en regla, pero en la unidad designada para comprar los abastecimientos no existen los insumos, otras comercializadoras del país si los poseen y no se permite operar en esas, motivo por el cual no se pueden ejecutar las partidas del presupuesto, entre ellas las establecidas para la atención al trabajador y es responsabilidad administrativa proporcionar los abastecimientos y medios de protección especializados”, afirmó. Al respecto Ángel Morfi, segundo secretario de la CTC en el país, alertó que no debe repetirse la situación del pasado año en que la provincia ejecutó el presupuesto de alimentación al 83.7 %, el de ropa y calzado al 66,6% , el de protección al 75,7. Tan discutido como la falta de materia prima y las dificultades con los contratos fue la implementación de los sistemas de pagos y se demostró que las incongruencias al respecto son diversas, aunque es común falta de dominio de la legislación, de los procedimientos establecidos para realizar los cálculos necesarios y ausencia de estudios de organización del trabajo. También se realizaron planteamientos sobre el papel de la organización obrera para eliminar las ilegalidades y la corrupción, la necesidad de incidir más en la afiliación, fundamentalmente no estatal, así como en el ahorro de todo tipo de portadores energéticos. Al concluir el encuentro quedaba claro que la prioridad del movimiento obrero villaclareño es cumplir lo planificado y eliminar todo lo que entorpezca la eficiencia y la productividad, puesto que el trabajo sindical está obligado a apoyar la actualización del modelo económico cubano, enfatizó Consuelo Baeza la secretaria general del territorio.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres