Blogia
Crecer con la Memoria

La ira de Fonad, Ehab y Feras tiene culpables y cómplices

La ira de Fonad, Ehab y  Feras tiene culpables y cómplices

Por Lourdes Rey Veitia

 

La ira  está en los rostros de Feras Khalid , Fonad Othoman y Ehab Etraig, tres estudiantes palestinos de la Universidad Central de Las Villas. Se les ve indignados  por las masacres, ataques y muertes que sufre su pueblo. “Son décadas de dolor que tienen culpables y cómplices “, dicen  y cada uno cuenta su historia. Las tres  duras, casi increíbles, pero marcadas por  el horror  de una  triste verdad.

 

Feras Khalid, estudiantes de Ingeniería Civil

“No se nada de mi familia. Por momentos pienso que alguno de mis hermanos puede ser uno de los muertos o heridos o  que pueden estar muriendo en este mismo instante.

“Tengo un nudo clavado en la garganta, pienso en la desesperación de mi madre,  en qué lugar de la lucha estará mi  padre. Solo pido que no corran la misma suerte que mi primo Mohamet, que murió en los ataques del 2007.

“Solo estoy seguro  que si mi familia tiene que morir por Palestina lo hará. Tengo la certeza de  que ellos están entre las bombas, la sangre, sin medicinas, sin comida… Eso duele tanto que solo lo alivia el apoyo de mis compañeros de aula. Feras, está lloroso, pero hay hombría en su expresión

 Fonad, estudiante de maestría en telecomunicaciones

Es un muchacho inteligente, pero sus ojos rasgados no niegan que están heridos.

La familia de  Fonad  es refugiada desde 1948, cuando sucedió la gran catástrofe. Él, desde sus veinticinco años, dice que será palestino por siempre, eso lo aprendió con sus abuelos.

“La historia de mi pueblo es de lucha, de sacrificio -diría más- de indignación. Está marcada por la muerte de seres humanos inocentes que solo quieren  el derecho a la vida.

“Estamos hechos de una materia que es la resistencia. Si tengo que dejar mi  proyecto profesional actual por defender mi Patria lo haré. Lucharé allá.  Por estos días he recordado mucho las pocas veces que he estado en mi Patria y eso es muy triste. Lo que se quiere  y te lo prohíben  lo añoras más. A los palestinos nos han prohibido nuestras raíces, por eso luchamos en cualquier lugar del mundo donde estemos”, expresó casi con rabia.

Ehab, estudiante de Ingeniería Civil

“Soy refugiado. Solo he ido tres veces a Palestina,  en esas ocasiones  miré mucho  cada lugar que recorrí porque no se nunca si la volvería a ver. Las pocas imágenes que tengo de mi pueblo  se me clavaron en mi memoria, me he aferrado a  ellas, es un recuerdo tierno que me ayuda a vivir, eso es imborrable.

“Mis padres- refugiados también- han sufrido más que yo porque yo he podido vivir en Cuba, estudiar. En este momento atormenta la lejanía, la muerte de tus hermanos, la masacre. Tengo añoranza por los míos y los reportajes de  televisión y las noticias de INTERNET me producen un sentimiento de desolación  terrible.

“Hoy se que cuando regrese  Palestina es otra. Las bombas y los misiles lo han destruido todo. Me imagino que no queda nada solo polvo, rastros de metralla y olor a sangre”.

 

Para los tres hay culpables y cómplices : “Estados Unidos  e Israel, la indiferencia de las organizaciones internacionales,  el sionismo”. Pero  reconocen también  que hay  apoyo: “Cuba como siempre -digna e incondicional- está de nuestro lado, eso da aliento. Este país es lo máximo en horas de solidaridad porque también siempre ha estado agredido”, concluyeron.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres