Blogia
Crecer con la Memoria

Las felicidades de Tania

Por Lourdes Rey Veitia

 Foto Liván Montiel Campos

 

En los primeros días del 2010 tendré  en mis brazos a mis dos hijas,  estoy ansiosa porque llegue ese momento, lo aguardo llena de felicidad y espero que todo el año se ilumine  con ellas.

Soy una mujer dichosa, pasé el  embarazo -gemelar- en un centro especializado: el hogar materno Fuente de Vida de Santa Clara. Estoy convencida que he llegado a feliz término gracias al esmero y  la profesionalidad del personal que aquí labora. He hecho el reposo necesario, tuve todos los medicamentos y confío en que todo salga bien que no sea un parto pretérmino, así se evitan complicaciones posteriores.

Después, durante todo este  año me concentraré en la crianza, lactancia, en atenderlas para que crezcan sanas. Los cuidados serán pocos, tendré que organizarme para  establecer la dinámica con ellas y  mi otro hijo que tiene tres años, eso será esencial. En el 2010 me graduaré de madre, esmerada, cariñosa…

Por mis hijas no tengo preocupación, se que el Estado cubano las cuidará siempre, lo ha hecho incluso antes de nacer, me toca a mi y a su padre formarlas acorde con ese mismo esfuerzo, hacerlas personas honradas, de bien, útiles a la sociedad: Formar  en ellas esas cualidades  está entre mis  preocupaciones que hay que empezar a cultivarlas desde la cuna. Ellas, eso si, estoy segura que llenarán de luz  a la familia, serán  nuestra gran alegría,  yo digo  que mis  otras dos felicidades.

(Tania González, embarazada de gemelas, Villa Clara)

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres