Blogia
Crecer con la Memoria

Escritores y editoriales de Villa Clara en la Feria Internacional del Libro

 

 Por Lourdes Rey Veitia

 

Las editoriales Capiro y Sed de Belleza, de Villa Clara y autores del territorio, han estado presentes con varios títulos en la Feria Internacional del Libro que se desarrolla en la Fortaleza San Carlos de la Cabaña, en la ciudad de La Habana.  Fundamentalmente se destacan las novelas Breve historia al margen, de Rebeca Murga, y El vigoroso trazado, de Bertha Caluff así como  otros títulos de Arisley Negrín, Jorge Ángel Hernández y  Pedro Llanes, estas últimas específicamente de Capiro.
Por su parte  la editorial para jóvenes Sed de Belleza, trae a la fiesta de la literatura  cuentos de los escritores noveles Marvelis Marrero, Yorbani Sáez y poesía infantil, de Jorge Félix Soto. Además de estas presentaciones de nuevos títulos escritos por villaclareños se sumó el otorgamiento al creador Ernesto Peña, en la sala Nicolás Guillén, de La Cabaña, del premio Alejo Carpentier en novela y la  entregara del premio Memoria 2010 del Centro Pablo de la Torriente Brau a los escritores villaclareños Arístides Vega Chapú, por la obra No hay que llorar, de René Batista, La fiesta del Tocororo, y de José Antonio Fulgueiras, Los hombres de negro.
Los  premios Memorias de Villa Clara

El proyecto de  Arístides Vega Chapú (No hay que llorar) trata de un libro de historias personales sobre el período especial, tiempo -afirma- que enriqueció espiritualmente al pueblo cubano. El escritor explica que  acudió a las vivencias de muchísimos autores reconocidos y asegura que no se repiten los sucesos narrados. “Es una compilación de testimonios que por ser  un tema escabroso, no tuvo salida en otras editoriales
Por su parte Fulgueiras,  quien preside en Villa Clara la Unión de Periodistas de Cuba,  autor de una decena de libros, dos de ellos basados en la vida de Ernesto Che Guevara, dijo que el suyo (Los hombres de negro) responde a un ramillete de crónicas, ribeteadas de fino humor, que reflejan venturas y desventuras, luces y sombras de los árbitros que imparten justicia deportiva en los juegos de béisbol.  La fiesta del tocororo, de René Batista, se destaca por lo atractivo y novedoso del rescate no solo de la memoria, sino del imaginario popular.



¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres