Blogia
Crecer con la Memoria

Intente dejar de fumar

En personas fumadoras, la mortalidad supera en un 70% a la mortalidad de no fumadores, ya que cada cigarrillo disminuye en unos 5 a 8 minutos la  vida.

 

Por Lourdes Rey Veitia

 

Hace algunos años acudí al médico  porque padecía de  catarros constantes, dolores en la espalda y en ocasiones fiebre. Para sorpresa mía, después de placas y análisis, el diagnóstico fue: humo en los pulmones. Y confieso que nunca me he llevado un cigarro a la boca.

Pero, mi abuelo fue un gran fumador, soy hija de fumadores, mi hermano y mi cuñado lo son también y qué decir de mis colegas de redacción…Nada, que soy, muy a mi pesar, una fumadora pasiva.

No creo que con estas líneas y  por esa lamentable experiencia  alguien deje el vicio. Mis familiares y amigos más cercanos no lo hicieron, o mejor dicho, aplicaron la fórmula del escritor norteamericano Mark Twain  quién dijo en una ocasión  con la ironía que le caracterizaba que había dejado de fumar  más de ochenta veces en su vida.

Lo cierto es que si escribo sobre el tema es para recordar las consecuencias dañinas de ese hábito y agradecer que exista al menos un día que tiene como propósito limpiar al planeta de nicotina.

Como es sabido el mal hábito cambia la pigmentación de la piel e imprime un olor desagradable en las personas, pero esas son  las consecuencias superficiales.

El tabaco contiene más de 4 mil sustancias toxicas, entre ellas la nicotina, alquitrán, cetonas y bencenos. Es responsable del 30% de las muertes por cáncer en todo el mundo, siendo el principal el bronquial, el 50% de los pacientes que padecen esta enfermedad son inoperables y de los sometidos a cirugía sólo en la mitad de los casos resulta eficaz.

El tabaquismo está relacionado también con cáncer de la cavidad oral, laringe, esófago, estómago, páncreas y vejiga, afecta el  sistema nervioso central, el respiratorio, el digestivo, el  cardiovascular, puede producir arritmias, taquicardias y aumento de la presión arterial, genera arterioesclerosis, influye en la aparición del infarto agudo al miocardio pues disminuye el aporte de oxigeno que necesita el corazón.

Dejando de fumar se pueden evitar múltiples afecciones  y para dejar de hacerlo sobran motivos.  Tomar la decisión es difícil, pero no imposible, vale la pena intentarlo, en el día contra   este hábito puede hacerse un intento.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres