Blogia
Crecer con la Memoria

Bloqueo a la ciencia y la producción de alimentos

 

Impedir obtener equipamientos, sustancias, reactivos, negarles la asistencia a investigadores a eventos internacionales son ejemplos de cómo el bloqueo ha afectado al INIVIT

 

 

Por Lourdes Rey Veitia

 

El Instituto Nacional de Viandas Tropicales (INIVIT), ubicado en el centro de la Isla, sufre las consecuencias del boqueo genocida que Estados Unidos mantiene desde hace más de cinco décadas contra el pueblo cubano. Con ello se bloquea a la ciencia y también se afecta una actividad vital y sensible del país: la producción de alimentos.

El doctor Sergio Rodríguez Morales, director de la institución científica, explicó que muchas veces escasean medios de diagnósticos para detectar enfermedades en las semillas, “es difícil adquirir las sustancias ideales para hacer nuestras investigaciones, ellas son imprescindibles para no propagar enfermedades en las plantas. Hay que estar muy seguros de que la semilla que va a la biofábrica esté sana, eso solo se logra con análisis especializados que requieren de sustancias muy costosas que a los cubanos se les encarecen más por el bloqueo”, precisó

“Por vía biotecnológica se multiplica lo bueno  y también podemos reproducir lo malo, para detectar esto último se necesitan esos reactivos que proceden del área capitalista, específicamente de Estados Unidos, y ese país nos niega  obtenerlas, hay que hacer muchos esfuerzos para encontrarlas en otras áreas geográficas. Estamos sometidos a esa y muchas otras presiones para producir alimentos”, enfatizó el también miembro del Consejo de Estado de Cuba.

Rodríguez Morales se refirió a otras cuestiones  que entorpecen el desarrollo del INIVIT, “hace un año se promocionó un evento que se desarrollaría en ese país de carácter internacional. Cuando las autoridades se enteraron que  los medios y las investigaciones más relevantes eran las cubanas, incluso en embriones de plátanos que eran muy importantes para ellos, suspendieron el evento. Recientemente recibimos una comunicación  de que no podíamos participar en otro encuentro científico  porque Cuba recibiría beneficios, eso es una patraña”, afirmó.

Asimismo  explicó que ante estas y otras muchas barreras el centro ha desarrollado el movimiento de innovadores que han sido capaz de recuperar  equipos como  los flujo laminadores, imprescindibles para las investigaciones, y que ya prácticamente están en desuso, pero que los cubanos seguimos  poniendo en funcionamiento porque se dificulta -por la misma razón- (bloqueo) adquirir nuevo equipamiento, se diseñan además aisladores para diagnosticar en la semilla las enfermedades, se buscan alternativas para la desinfección por ejemplo de la malanga y se amplían y ponen en función de las necesidades sociales las investigaciones.

El INIVIT ha obtenido más de 100 resultados científicos oficialmente registrados, la mayoría de los ellos relacionados con el aumento de los rendimientos, resistencia a plagas y enfermedades, así como la tecnología de producción de semilla en raíces y tubérculos tropicales como plátanos, frutabomba, boniato, ñame y calabaza, por métodos convencionales y biotecnológicos.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres